Indígenas recorren 51 kilómetros a pie en demanda de autonomía
[6/23/2010 2:12:53 AM][La Palabra]
 
Indígenas recorren 51 kilómetros a pie en demanda de autonomía

Cientos de indígenas de tierras bajas de Bolivia recorrieron 51 kilómetros en un día y medio de caminata en demanda de autonomía plena y recursos económicos para su sector. 

El grupo está conformado por representantes de pueblos originarios de los departamentos de Pando, Beni y Santa Cruz.

La dirigencia indígena aseguró que son más de 700 las personas movilizadas entre hombres, mujeres, niños y ancianos, aunque a primera vista da la impresión de que son menos de la cantidad indicada.

Autonomía plena en los territorios indígenas consolidados y recursos económicos para desarrollarse son los principales objetivos que persigue la VII Marcha Indígena.

Esperan que en la ruta Trinidad-Santa Cruz de la Sierra, sector oriental boliviano, a que el Gobierno de Evo Morales les envié una respuesta, de manera escrita, a sus demandas.

La marcha partió el lunes desde Trinidad rumbo a la capital cruceña primero para seguir a La Paz. El trayecto completo sobrepasa los un mil kilómetros de distancia y va desde el oriente boliviano hasta el occidente del país.

El grupo humano llegó al medio día de este martes a la población de Casarabe, al Este de Trinidad.

Salieron a las 6 de la mañana de la pequeña población de Elvira, ubicada a 36 kilómetros de la capital beniana, a donde llegaron la tarde del día anterior después de doce horas de marcha.

El paso de los caminantes ya no era tan ligero como el del primer día. Sobre el asfalto soportaron una temperatura ambiente que sobrepasó los 30 grados centígrados.

De vez en cuando algunas nubes tapaban el sol radiante y daban alivio a los marchistas, quienes también recurrieron a las naranjas para soportar el calor o corrieron a recibir mandarinas y otras frutas que gentilmente les ofreció más de un transportista.

Algunos pedían que de algún lado llegue una brisa para enfriar su cuerpo, otros temían al anunciado viento del sur que llegó el lunes a Santa Cruz y se pronosticó que pasaría hasta territorio beniano. 

El surazo no llegó y los indígenas siguieron camino calzando zapatillas deportivas o sandalias que disminuyeron el dolor de las ampollas que a algunos les salieron en los pies.

Varias ollas humeantes marcaron el punto de descanso a un lado de la cancha de fútbol en Casarabe. Fueron colocadas bajo la sombra de altos motacuces y frondosos bibosis.

Los platos y cubiertos se repartieron casi de inmediato entre la multitud y fue servido el ansiado alimento preparado a leña por el grupo de mujeres encargadas de dicha tarea.

“Chicha”, gritó un sediento; “equipo”, convocó un futbolista. El cansancio fue disminuido con largos tragos de chicha, chivé o gaseosa.

Mientras tanto, la carta del presidente Morales se hace esperar y los dirigentes de la Central de Pueblos Indígenas del Beni (CPIB) desacreditaron en Trinidad el esfuerzo de sus hermanos.

El ánimo de los marchistas sigue firme después de la segunda jornada de marcha. Descansarán este miércoles en Casarabe para continuar con su paso, el jueves si es que el primer Gobierno indígena de Bolivia no los atiende.


First1Last
 
【Cerrar】